Radiodetección

El sistema de radiodetección consiste en la captación de diferentes frecuencias de onda inducidas mediante un transmisor y captadas por un receptor. Se distinguen entre dos métodos a la hora de localizar servicios mediante radiodetección.

1. CAPTACIÓN DE ONDAS PASIVAS:

Las señales pasivas se encuentran presentes de forma natural en muchos conductores y estructuras enterradas.

  • De potencia: La corriente que llevan los cables de energía eléctrica producen una señal de 60 Hz, ésta sirve de base para la localización de la línea mediante un receptor pasivo.
  • De radio: Las transmisiones de radio de onda larga penetran en el subsuelo y fluyen como corrientes de radiofrecuencia a lo largo de tuberías y cables estén cargados eléctricamente o no.

 

2. CAPTACIÓN ONDAS ACTIVAS

Para la aplicación de este método hace falta un transmisor de señales de frecuencia conocida para la inducción del servicio.

  • Pinzas de inducción: Se emplean para aplicar la señal del transmisor a un cable o una tubería sin interrumpir la alimentación y con acoplamiento reducido. Las señales transmitidas van desde los 8kHz a los 131 kHz.
  • Inducción directa: Se aplica en los casos en los que el servicio sea conductor, tal como cables de cobre, tuberías de acero, etc. Se transmite una señal de forma directa a través de unas pinzas caimán y se cierra el circuito haciendo toma de tierra mediante una piqueta.
  • Inducción indirecta: Se emplea cuando no es posible acceder al servicio directamente. Se coloca el transmisor sobre la línea a detectar y éste le induce una frecuencia conocida que oscila entre los 8kHz y los 33kHz.