Magnéticas

El método magnético mide las variaciones de la intensidad del campo magnético terrestre causadas por el contraste en el contenido de minerales magnéticos presentes en las rocas u objetos. Los métodos magnéticos permiten identificar y crear mapas de distribución de materiales con propiedades magnéticas apreciables, como menas metálicas y rocas ígneas básicas. También es posible detectar con este método objetos metálicos, tanques de almacenamiento, columnas y cimientos de hormigón reforzados, así como antiguos hornos y estructuras de terracota, etc.

Utilizando instrumentos con gran sensibilidad, llamados magnetómetros, el campo magnético local puede medirse con gran precisión, con una exactitud de 1 nT (nanotesla) hasta 0.1 nT.

Magnetómetros: existen en el mercado diferentes tipos, como magnetómetros nucleares (de precesión protónica, protónico del tipo Overhauser); magnetómetros con célula de absorción (ej. vapor de Cesio); gradiómetros; flux-gate; variómetro de tipo Schmidt, etc.

Los magnetómetros nucleares funcionan de una manera similar, utilizando fluidos ricos en protones rodeados por una bobina eléctrica. Se aplica una corriente a través de la bobina, la cual genera un campo magnético que temporalmente polariza los protones. Cuando se para la corriente los protones se realinean o sufren precesión a los largo de la línea del campo magnético terrestre. La precesión de los protones produce un campo eléctrico pequeño pero posible de medir en la bobina, a una frecuencia proporcional a la intensidad de campo magnético.

Los gradiómetros miden el gradiente de campo magnético en lugar de la intensidad de campo total. Las anomalías de gradiente magnético dan generalmente una mejor definición de elementos enterrados a cerca de la superficie, como tanques enterrados, pero funcionan peor para afrontar problemas geológicos.

La profundidad de penetración que se alcanza con los métodos magnéticos no se ve afectada por terrenos con altas conductividades, lo cual los hace muy útiles en zonas afectadas por agua salada, arcillas o altos niveles de contaminación, zonas donde el uso del georadar o del método electro-magnético no es apropiado por verse afectada su señal.

Aplicaciones:

-Detección de elementos metálicos (de hierro y acero), como tanques, tuberías, etc.

-UXO: detección de elementos potencialmente explosivos como bombas, granadas, minas anti-persona, etc. que no han llegado a explosionar (UXO: Unexploded Ordnance).

-Localización de antiguas minas y galerías.

-Estudios arqueológicos: localización de muros, zonas de fundición, hogueras, restos metálicos, etc.

-Geología: ubicación de rocas ígneas básicas y zonas de falla.

-Minería: estudios de evaluación del tamaño y forma de menas metálicas.