Gran parte del patrimonio cultural de la Peninsula Ibérica se encuentra en el subsuelo, en su mayor parte bajo el suelo urbano. La antiguedad y riqueza de los asentamientos hace sea de vital importancia su evaluación y conservación.

Los métodos geofísicos no son destructivos y a su vez son muy rápidos en obtener información. Con los resultados obtenidos se pueden hacer valoraciones iniciales de las dimensiones de los yacimientos, diseño de levantamientos, y planificación de actuaciones sobre restos existentes.

Estas técnicas permiten generar una reconstrucción virtual del yacimiento previa a su excavación, mostrando las principales alineaciones de muros, elementos singulares, restos oseos, etc..

Las técncias geofísicas aportan una rápidos mapeados 2D, de las zonas a prospectar de un modo rápido y eficaz. También permite la realización de modelización 3D de elementos como muros, vasijas, huesos, ect…

En el campo de medio ambiente, la geofísica de superficie pone a disposición la mejora en investigación para modelizar los recursos naturales. Cualquier recurso natural se puede modelizar y caracterizar por medio de la geofísica, tanto un glaciar, como un parque dunar. La realización de modelos de estudio con geofísica, permite obtener una gran cantidad de datos, sin irrumpir en el equilibrio del medio. La geofísica se convierte en el método perfecto de investigación medio ambiental.