Estructuras ferroviarias

La geofísica de superficie pone a disposición de las estructuras ferroviarias una gran cantidad de servicios en fase de estudios previos, control y seguimiento.

Destacan los métodos sísmicos, como las tomografías sísmicas, la sísmica de reflexión, la sísmica pasiva, para medios urbanos. Dentro de los métodos eléctricos, las calicatas eléctricas, los sondeos eléctricos verticales, y las tomografías eléctricas. Dentro de los métodos electromagnéticos el georadar.

La aplicación de la geofísica está muy extendida para el estudio de estructuras ferroviarias, ya que la precisión en los resultados es de vital importancia. La obtención de secciones exactas del subsuelo para el diseño de líneas, la posibilidad de encontrar blandones o zonas oquerosas en las principales bases de apoyo, o el control de las actuaciones externas que afectan a las infraestructuras; son unas pocas de las aplicaciones que la geofísica pone a disposición de las estructuras ferroviarias.