La aplicación de la geofísica de superficie en obra civil, esta muy extendida. La geofísica se incluye en los pliegos de condiciones de la mayoría de las infraestructuras, además de aparecer recomendada en los diversos códigos de construcción.

La geofísica ayuda al conocimiento en obra civil, porque obtiene una gran cantidad de resultados sin necesidad de prospectar, lo cual ayuda a elegir el trazado óptimo, sin necesidad de realizar fuertes inversiones. También modeliza con detalle el subsuelo, tanto sus propiedades mecánicas, como su estructura. Permite la obtención de datos de sitios de difícil acceso, con maquinaria convencional, y en ocasiones es la única manera de obtener información del subsuelo.

La geofísica en obra civil también se encarga de estudiar las patologías del suelo y de las estructuras. Muy útil en caso de rehabilitaciones y problemas constructivos.