La termografía es una técnica que permite calcular y determinar temperaturas a distancia, con exactitud y sin necesidad de contacto físico con el objeto a estudiar. La termografía permite captar la radiación infraroja del espectro electromagnético, utilizando cámaras termográficas . Conociendo los datos de las condiciones del entorno (humedad y temperatura del aire, distancia a objeto termografiado, temperatura reflejada, radiación incidente,…) y de las características de las superficies termografiadas como la emisividad se puede convertir la energía radiada detectada por la cámara termográfica en valores de temperaturas. En la termografía, cada pixel corresponde con un valor de medición de la radiación; con un valor de temperatura. A esa imagen se le puede definir como radiométrica.

Las cámaras termográficas tienen una multitud de aplicaciones como:

• Análisis del comportamiento térmico de edificios.
• Auditorias energéticas.
• Calificación y certificación energética. Inspección técnica de viviendas.
• Restauración y rehabilitación energética de edificios.
• Localización de puentes térmicos y defectos estructurales.
• Determinar niveles de aislamiento.
• Localización de estructuras ocultas.
• Localización de fallos de estanqueidad. Sistema Blower-Door.
• Patologías constructivas.
• Prueba en litigios inmobiliarios
• Localización de defectos de impermeabilización y fugas en tuberías.
• Control sistemas de climatización y calefacción.
• Control de suelos radiantes, conductos y tuberías.
• Control de humedades y condensaciones.
• Control de instalaciones eléctricas. Sobrecargas
• Control adherencia revestimientos.
• Control de secado de obras.
• Control de filtraciones en cubiertas
•Control de calidad.